“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Boris Lurie en el museo de Bellas Artes

_DSC7519

Tomado de CiberCuba

La muestra en el Museo Nacional de Bellas Artes se titula Boris Lurie en La Habana y será la primera de este creador que se organice en América Latina. Consta de 95 obras representativas de los diferentes momentos y tendencias creativas de este creador, considerado por los críticos como encarnación del vanguardismo.

Lurie se destacó por sus posturas estéticas y políticas, abiertamente contestatarias contra los movimientos artísticos que predominaron entre las décadas de 1950 y 1970, de modo que su arte siempre fue contracorriente, en términos políticos y estéticos. Y como todos los artistas que rompen con las tendencias impuestas, ha sido complicado instaurarlo en la consideración de los críticos y del público.

Organizada por la fundación que lleva el nombre del artista y con la esperanza de sentar un precedente para montar otras exposiciones en la región, la muestra patentiza la posición de Lurie en cuanto al rechazo de la banalidad apolítica del arte pop, y por tanto se acerca a la propuesta del NoArt y el llamado Neo Expresionismo que muestran, sin tabúes, temas políticos como el sexismo, el racismo, el imperialismo y el armamentismo nuclear.

La obra de Lurie resulta muy controvertida y suele manifestarse mediante el collage, entre otros medios. Él, como otros artistas del NoArt, utilizaron la imaginería del holocausto para denunciar el nazismo, y elementos de la cultura popular como anuncios, fotos eróticas o de personajes célebres de la política para desmontar precisamente la banalidad del arte pop.

Lurie estuvo en contra de los críticos de arte y de la política de coleccionismo de los grandes museos, por ello su obra, en gran parte, fue ignorada y permanece prácticamente en el desconocimiento hasta la actualidad. Por su parte, la Boris Lurie Art Fundation de Nueva York intenta valorizar la vida y obra del artista, además de preservar y promover las creaciones surgidas del movimiento NoArt.

Con esa finalidad, organiza exposiciones dentro y fuera de Estados Unidos, como esta que se inaugurará en la Sala Temporal del Edificio de Arte Universal del MNBA de Cuba, país por el cual Lurie sintió una especial admiración.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *