“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Balance económico de Cuba (II)

cuba-econ-

La evolución económica del país en 2015 fue sin dudas favorable al lograrse un crecimiento del 4% en el PIB, de ello el 61,1% en la esfera de la producción material.

Probablemente el mayor avance se logró en las inversiones, que alcanzaron 6 911 millones de pesos frente a 4 729 en 2014, lo que representa un incremento del 46,1% y un cumplimiento de 96% en el plan previsto.

También se elevó el nivel de los inventarios de 12 000 millones de pesos a 19 000 millones en los últimos tres años, lo que cubre el 23% del PIB en 2015, brindando un nivel de aseguramiento creciente para la economía nacional.

De tal forma, ya desde que se elaboró el plan del pasado año se previeron cifras de crecimiento muy superiores al 2014, lo que puede apreciarse en la siguiente tabla donde se incluye lo planificado para 2015 y lo estimado que se obtuvo en ese período en por ciento.

2014 2015(p) 2015(e)
PIB 1,0 4,0 4,0
AGRICULTURA 4,0 4,1 3,1
INDUSTRIA -3,9 11,2 9,9
IND AZUCAR 4,3 23,0 16,9
CONSTRUCCION -2,3 15,6 11,9
TRANSP/COM 4,3 3,6

Como ya se señaló en la primera parte de este artículo, una significativa diferencia en la calidad de la gestión macroeconómica radicó en una mayor disponibilidad de financiamiento a partir de una política encaminada a renegociar y pagar una porción significativa de la deuda externa pendiente de liquidación. Ello permitió contar con créditos desde el verano del 2014 que aseguraron una buena parte de los suministros externos, tomando en cuenta que para alcanzar un crecimiento del 1% en el PIB en las condiciones de Cuba, se requiere un aumento en las importaciones de entre 2 y 3%.

No obstante, no todos los sectores cumplieron en la misma medida el plan previsto y en un grupo de ellos se destacan los resultados alcanzados. Este es el caso de la industria, que de un retroceso en 2014 creció casi 10% en 2015 con significativos aumentos en las producciones de piensos (20,5%), tejidos (22%), madera aserrada (15,6%), pintura (34,5%), jabón de tocador (18,8%), neumáticos (14,6%) y cerveza (7,5%), entre los renglones más importantes.

También la industria azucarera creció y logró una zafra de 1 924 mil toneladas de azúcar, lo que representa un incremento físico de 17,8%, el mayor de los últimos años.

A pesar del negativo impacto de la sequía, la agricultura tuvo un crecimiento de 3,1%, y aunque no se dispone del desglose de este incremento, examinando las cifras de la ONEI sobre ventas de productos agropecuarios hasta septiembre puede observarse que las ventas en el mercado minorista disminuyeron 3,3% en términos físicos y 3,9% en valor. A partir de estos datos se aprecia que en el mercado minorista no se refleja un aumento en la disponibilidad de productos, que pasaron al autoconsumo o se comercializaron por otras vías, no todas autorizadas.

Igualmente, vale destacar que en el año 2015 se continuó la reestructuración del sector estatal agropecuario, en tanto que se extinguieron o fusionaron 23 empresas que presentaban pérdidas continuadas. También se eliminaron los subsidios en los precios de un conjunto de insumos y se rebajaron sus precios entre 30 y 60%, mientras que los precios de acopio se fijaron con márgenes de utilidades entre 30 y 60%.

Todas estas medidas suponían que no se elevaran los precios minoristas, pero eso no se logró, ya que por diversos motivos se reportaron incrementos de estos especialmente en los últimos meses del año.

El debate público a partir de esta situación ha llevado a examinar críticamente el sistema de comercialización de productos del agro, donde evidentemente existe un margen de especulación notable en el precio de venta de diversos de productos. Por otra parte, habría que revisar más detenidamente las fichas de costo de un grupo de productos donde se registran elevados precios en varios insumos, incluyendo aquellos que se venden en las TRD, así como en el costo de la mano de obra agrícola y en los combustibles.

Estos temas requieren de un análisis más integral para arribar a conclusiones mejor fundamentadas. No obstante, sí resulta evidente que ante mercados cuyos precios no están regulados centralmente el Estado debe competir con una oferta creciente para estabilizar o reducir los mismos, tal y como ha venido ocurriendo en casos como la venta liberada de arroz, que requirió una oferta asegurada de 85 000 toneladas el pasado año. Otras opciones tales como topar precios no van a ofrecer los resultados que se esperan si no se tiene una oferta suficiente para mantenerlos.

En 2015 las construcciones crecieron significativamente luego de una caída en 2014, destacándose el aumento de 22,6% en los recursos para mantenimiento, aunque la cifra de viviendas terminadas solo crece 9,8% en un contexto donde el 40% de las mismas presentan problemas, según el Censo de 2012.

En el balance de la energía se observa que la producción de petróleo equivalente alcanzó 3 891 mil toneladas, para un 2,7% de reducción en 2015, aunque el índice de intensidad energética bajó a 94,5 toneladas por millón de pesos de PIB, 2% menos que el año anterior.

El consumo de combustible fue de 8 206 000 toneladas, del cual se importaron 5 538 000 toneladas (67,5%) y se exportaron 827,3 mil por un valor de 326,7 millones de dólares, 36,6% menos que en 2014, producto de la caída de los precios en el mercado internacional.

En cuanto al presupuesto del Estado, se estimó un déficit de 5,7%, inferior al 6,2% pronosticado. También se continuó financiando una parte sustancial de este déficit mediante bonos de deuda pública, lo que reduce las presiones inflacionarias al no realizarse emisión monetaria.

Los indicadores de empleo y salarios muestran que el empleo estatal disminuyó 3,7%, en tanto que el no estatal creció 1,6%. Este último ya representa el 29% del total. La productividad del trabajo creció 6,7% -por encima de la cifra prevista- y el salario medio llegó a 688 pesos mensuales, un incremento de 17,8%. El índice de desempleo bajó a 2,4%, frente a 3,1% el año anterior.

 
 

11 thoughts on “Balance económico de Cuba (II)

  1. Que bien vienen artículos como este y su primera parte. Sirven para poder tener una idea realista de cómo está la economía del país.
    Por ejemplo la producción de azúcar del año pasado cuando salió la información en el Granma nunca se dio la cifra definitiva sino solo se habló en %. Aquí se menciona que la producción en el 2015 fue de 1924 millones de toneladas por lo que la del 2014 fue de 1633 millones al haber crecido un 17.8. Alguien tendrá la cifra de este año?
    Otro dato sorprendente es que Cuba importa y exporta petróleo a la vez ?!!! Me imagino que esto sea algún tipo de pago en especia de Venezuela a Cuba. Sigo…

  2. Un dato que no me creo de ninguna forma es el 2.4% de desempleo. Analizando la información de empleo resalta cierta contradicción disminuyó el desempleo (3.1 a 2.4), creció algo el trabajo no estatal (1.6) pero disminuyó en mayor medida los trabajadores estatales (3.7). La única explicación para que estos datos cuadren es que haya disminuido la población económicamente activa, según mis cálculos y tomando un total de unos 5 millones de cubanos económicamente activos que se tenían según el censo, pues tiene que haber disminuido esta cantidad en alrededor de 140000 personas, nada despreciable el número.

  3. Por otra parte me queda la duda de que es el “empleo no estatal”, quiénes entran ahí? porque no es equivalente a “trabajadores por cuenta propia”, éstos últimos son alrededor de 500000 (alrededor del 10% del total de la población económicamente activa del país) y en el artículo se dice que el empleo “no estatal” significa el 29% del total. Imagino que sean las cooperativas y demás, de las cuales muchas en la teoría no son estatales pero en la práctica no es tan así… Un saludo.

    PD: Fernando, el texto del artículo está repetido. Un abrazo.

  4. me llama mucho la atención que el autor no menciona los ingresos obtenidos por servicios en el exterior (colaboracion medica fundamentalmente).Sobre todo conociendo que es una de las principales vias de ingreso. Por qué se tenderá siempre un manto de silencio sobre esto? tampoco habla de remesas, en la primera parte menciona el turismo, pero cuesta hacerse un idea aproximada del peso de cada sector, pues además , a veces habla de %, otras de ingresos. Qué se quiere ocultar?

  5. Para mi, al igual que para el 98,07% de la población cubana( por citar también cifras “picuas”) estos números significan eso…solo números.Cuando un porciento de esos toque la mesa del cubano, volveremos a creer….

  6. De veras se agradece este tipo de artículos (aunque estemos a mitad del 2016), por lo escasos que suelen ser en la prensa nacional. Creo que debería enriquecerse mas aún con datos como cuanto ingresa Cuba por concepto de remesas y como fluctúa la población económicamente activa. También debería realizarse tal ejercicio bi o trimestralmente.
    Esto es un ejercicio de esa Transparencia que tanto necesitamos. Es una guía pq nos dice cómo vamos (al pueblo, pq el estado debe saberlo).

  7. Muy deacuerdo con 8. Carla Manuela. Desgraciadamente yo se de donde parten estos “números” y se de lo viciado e influido politicamente que estan lo que no me da ninguna veracidad de los mismos, mas bien dudas.57 años de mentiras y engaños, por tanto hay que demostrar con el plato de comida decente en la mesa y un techo digno. La familia cubana se merece y exige eso.

  8. Carla Manuela (8) y VF (10) Señores, hay que empezar por algo. Actualmente, ¿que información de este tipo se tiene en la prensa?… Ninguna!
    No digo que sea falso o no, pero si al menos se que se haga habitual publicar para poder saber en qué globo estamos subidos. Yo sé que esto tiene que aterrizar en el plato de los cubanos, pero tb que sin Transparencia estamos bien jodidos. Pq no se vé el resultado de la gestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *