“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

Balance económico de Cuba (I)

cuba-econ-

A finales de 2015 se confirmó en las sesiones de la Asamblea Nacional el crecimiento de 4% en la economía cubana, cifra que supera notablemente el 1% de 2014 y el promedio de 2,4% del período 2009-2014, además de colocar al país en el sexto lugar entre los 33 de América Latina y el Caribe, región que de conjunto decreció 0,4%, según datos de la CEPAL.(1) Entre los factores que más incidieron en ese resultado están el favorable desempeño de la política financiera externa en los últimos años y un escenario internacional más favorable a partir de los impactos indirectos del 17 de diciembre de 2014.

La combinación del impulso al proceso de renegociación y pago de la deuda -un servicio estimado de 5 661 millones de dólares para 2015, lo que representa alrededor del 5% del PIB- con la finalización justo al cierre del año del proceso de renegociación con el Club de París, que decidió una condonación del 70% de los adeudos y facilidades para liquidar el resto en 18 años, elevó notablemente la confianza financiera en el país y -por ende- su capacidad para obtener nuevos créditos.

Este desempeño se reflejó en la mejoría de la calificación de riesgo de Cuba, que la agencia Moody’s elevó a Caa2, lo que significa pasar de una categoría estable a una positiva.

La mejoría en el escenario financiero externo también permitió ejecutar la contratación anticipada de créditos ya desde 2014 y realizar anticipos de liquidez a las empresas para garantizar un mejor ritmo en los suministros importados.

Otra de las consecuencias visibles del nuevo escenario de relaciones con EE.UU. ha sido el crecimiento del número de turistas que visitaron el país en 2015, más de 3,5 millones de arribos, para un crecimiento cercano al 18%, lo que permite suponer ingresos brutos en torno a 3 000 millones de dólares, 14,2% más que en 2014.

Aunque todavía no se cuenta con las cifras totales del valor de las exportaciones e importaciones ejecutadas, se puede apreciar que en las exportaciones de bienes se registró una caída del 48,3% en el precio de la tonelada de níquel entre diciembre de 2014 e igual mes de 2015. Estos precios -salvo algunas oscilaciones- han venido cayendo 64% durante los últimos cinco años en el mercado mundial y no se pronostica que se recuperen por encima del 11% del nivel del 2014 para el 2020.

Por su parte, los precios del azúcar exportable se previeron a 17 centavos la libra, pero alcanzaron niveles sobre 13 a 14 centavos solamente, con una producción en torno a los 1,9 millones de toneladas de azúcar crudo, cifra inferior a lo planificado, aunque creció 17,8% en relación con la zafra anterior.

También resultaron afectadas por la caída en los precios las exportaciones de derivados del petróleo del país, cuyo valor cayó 56% el año pasado.

Globalmente, según estimados de Economist Intelligence Unit, el valor de las exportaciones de bienes disminuyó 15,1% en 2015.(2)

Las importaciones de alimentos se situaron sobre los 1 965 millones de dólares, 4,5% por debajo de 2014, en lo que incidió un discreto nivel de sustitución de importaciones y una caída en los precios promedio del mercado mundial de 20,7% en el año. Esta tendencia a mantener precios bajos al parecer se sostendrá durante los próximos años.

La reducción del precio del petróleo se mantuvo durante 2015. Los precios del WTI bajaron de un promedio de 93.06 USD el barril en 2014 a 49.31 en 2015, para un descenso del 47%. Esta disminución en los precios se previó que tendría un efecto positivo en las importaciones por alrededor de 500 millones de dólares en 2015, aunque habrá que revisar su impacto global considerando sus consecuencias en los ingresos de Venezuela y su incidencia en la exportación de servicios cubanos a ese país.

Las inversiones extranjeras han registrado un modesto incremento, con unos 40 nuevos negocios desde la emisión de la nueva Ley de Inversión Extranjera en marzo de 2014 y los ingresos por este concepto en el pasado año se sitúan en un estimado de 350 millones de dólares.

No obstante, a pesar de los positivos impactos registrados en las finanzas internacionales, los mismos son solo relativos, ya que el bloqueo económico de Estados Unidos continúa teniendo una negativa influencia, acumulado un costo de 121 000 millones de dólares hasta 2014.

De este modo, durante 2015 continuaron presentes las tensiones de liquidez que se agudizaron en la segunda mitad del año.

En ese contexto, resulta de interés examinar el desempeño de los diferentes elementos de la economía interna que tributaron al crecimiento del 4% en 2015.

 
 

2 thoughts on “Balance económico de Cuba (I)

  1. Fernando, me llama la atención que en algunos artículos (los menos) que publicas no se pueden poner comentarios. ¿Por qué? Aclaro que no estoy reclamando ni exigiendo ni cosa por el estilo, sólo pregunto para entender por qué.Un abrazo.

  2. Un buen resumen de cómo va la Economía de Cuba. No quiero ser pesimista, es más quisiera ser optimista pero los números no me dejan,… Murillo dice que necesitamos más de 2 Mil millones anuales de inversión extranjera pero sólo hemos aprobado 40 negocios en 2 años con 350 Millones (no estamos lentos sino lo siguiente). Las importaciones de alimentos bajaron un 4.5% pero el precio en el mercado internacional bajo un 20.7%, lo cual quiere decir que en la práctica importamos más que el año anterior y que no hay producción interna, las exportaciones cayeron,… etc. Espero que los artífices de la actualización del modelo económico cubano se den cuenta que hay que cambiar el lema definitivamente; hay que andar sin pausas pero con mucha, mucha prisa,…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *