Artículos de Fernando Ravsberg

Eficiencia empresarial

mercado-de-3ra-y-70

Ayer fui a comprar a un super en Miramar. Al salir choqué con unas colas enormes, para cobrar solo había 4 cajeras a pesar de que tienen 12 cajas. Por si esto fuera poco, personal de la propia tienda estaba haciendo extrañas compras en las mismas cajas y colándose delante de los clientes. Busque al gerente quien suspendió una reunión para atenderme muy amablemente. El hombre me confesó que no sabía dónde estaba el resto del personal porque en realidad tenía que haber 11 cajeras trabajando. La anécdota es un buen ejemplo de eficiencia empresarial, los jefes reunidos, las cajeras fuera del puesto de trabajo, los empleados trapicheando mercancías y los clientes haciendo cola.

La frase del fin de semana

Barnet

En el congreso de la Union de Escritores y Artistas, UNEAC, Miguel Barnet se quejó de que el sector cultural ha debido “enfrentar criterios economicistas” como parte de las reformas económicas que se desarrollan en Cuba. Sin embargo, recalcó que “el mercado no puede dictar la política cultural” porque esta no pertenece al sector económico, sino que generan riqueza espiritual y valores patrimoniales.

La Caja de Pandora de la mala leche

Leche precio-alto

¿Es cierto que las importadoras estatales cubanas “orientan” a los compradores extranjeros a traer la leche desde el mercado más alejado de Cuba?

¿Si ese no es el mercado más barato por que se compra allí?

¿Cuánto encarece el costo los gastos de trasporte desde Oceanía?

¿Cuál es el margen de ganancia de las empresas extranjeras intermediarias con cada tonelada de leche en polvo que se importa a Cuba?

¿Cuánto encarece la leche la “merma” o robo que sufre en las fábricas del Estado cubano?

¿Nadie sabe que el saco de leche se vende dentro de la fábrica a 42 cuc para revenderla después en el mercado negro a 62 cuc?

¿Se puede desviar leche en cantidades suficientes como para abastecer el mercado negro sin que los directivos se percaten?

La mala leche

leche-en-polvo

Los funcionarios del Ministerio de Finanzas y Precios, la Industria Alimentaria y CIMEX se metieron entre las patas de los caballos cuando anunciaron que elevarían el precio de la leche debido a la subida que este producto tiene en el mercado mundial.
Diversas fuentes, entre ellas la FAO, aseguran que el precio internacional de la leche en polvo está cayendo y que este año costará un 10% más barata. Al parecer el asunto amerita una explicación más detallada a la población.

Con la leche no se juega

leche-precio

He aquí los precios actuales de la leche en polvo en el mundo, su caída constante y la previsión de que durante este año costará casi un 10% menos. La Contraloría General de la República debería averiguar dónde compran la leche en polvo los importadores de Cuba que la pagan tan cara y por qué suben los precios cuando en el mercado internacional están bajando.

Cambiemos de proveedor

leche-en-polvo

“El incremento del precio en la venta de leche en polvo, que en la bolsa de 500 g pasa de 2.90 CUC a 3.35 CUC –0.45 centavos–, y en el caso del paquete de 1 kilogramo pasará a venderse de 5.75 CUC a 6.60CUC –0.85–; incluye únicamente, de acuerdo con información ofrecida por Bárbara Soto, lo correspondiente a la erogación que hará el país para adquirir el producto en el extranjero; es decir, no se le adicionan los gastos de transportación, almacenamiento u otras causas”

Pues en Uruguay está bajando el precio: “La segunda subasta del mes de marzo de la plataforma Global Dairy Trade (CGT) de Fonterra mostró una baja del 5,8% de la leche en polvo entera al cotizar a 4439 u$s/tonelada”. Se podría vender a CUC 4,50 el kilo.

Vaya sorpresa

agromercado

Llegué al agro-mercado del Vedado y encontré la Casa de Cambio llenísima de gente. Normalmente eso no es un problema, muchos de los que atienden los puestos les ofrecen a los clientes cambiar dinero. Mi sorpresa fue grande cuando, por primera vez, no encontré ni un solo interesado en recibir mi moneda dura –ni CUC ni dólares- a cambio de pesos cubanos. Estos últimos empiezan a ser respetados y atesorados desde que se sabe que serán los únicos sobrevivientes de la unificación monetaria.