“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿A quién representan los que habitan en la Bastilla?

Tomado de La Joven Cuba

Aunque me gustaría, no suelo responder a los comentaristas de LJC, no dispongo del tiempo y las posibilidades de conexión que me lo permitan; sin embargo, leo siempre con atención sus criterios. Con algunos concuerdo, con otros no, agradezco en lo interno el respeto con que me trata la mayoría de ellos. Eso es lo normal. O debería serlo. Hoy me siento obligada a hacer una  excepción.

En el trabajo Amigos sin barreras, alguien que se refugia bajo el paradójico seudónimo de Visor cubano motiva estas meditaciones. El referido lector, a todas luces un fraseólogo revolucionario (ningún argumento, postura absolutista, determinaciones rotundas, fe ciega, apelación al principio de autoridad y etiquetas, muchas etiquetas), lanza una serie de acusaciones que son bastante habituales y que no me hubieran movido a escribir una letra.

Por ejemplo, en el campo ideológico soy una “neoliberal” y “simpatizante de la tercera vía”; en el campo intelectual una “ignorante”. Pero seguida a esas denostaciones, y con el mismo desprecio, me atribuye lo que parece ser para él el non plus ultra de las ofensas: la palabra ciudadana.

El Visor quizás desconozca que para llegar a ese estatus que deplora, se inmolaron durante décadas miles de compatriotas de todas las clases y sectores sociales. Ríos de sangre corrieron en esta isla para que los cubanos dejáramos de ser súbditos de una monarquía y nos convirtiéramos en CIUDADANOS de una república.

Así mismo había ocurrido antes en la Francia de 1789. Allí, al grito de ¡Avancez, Citoyens!, marcharon juntos las más disímiles personas: artesanos, panaderos, verduleras, medianos y pequeños propietarios, intelectuales, sacerdotes de las pequeñas parroquias, soldados, mujeres de vida alegre, los sans culottes, que serían en el argot de un fraseólogo “el pueblo en general”. Desconocidos entre ellos, unos ricos y otros pobres, instruidos unos e iletrados muchos; al proclamarse ciudadanos se paraban en pie de igualdad, dignos y desafiantes, frente a la nobleza que los despreciaba.

Una pregunta es crucial para aquellos que tachan de ciudadanos, como si escupieran la más vil infamia, a quienes discrepan de ellos. Si nosotros somos los ciudadanos, entonces ¿quiénes son ustedes? En Francia estaba bien definido, y la historiografía atribuyó el concepto de ancient regimen a la sociedad feudal inmovilizada, empobrecida, llena de privilegios que se transmitían por derecho divino y herencia; minoría selecta que se veía a sí misma cual elite social y que terminó adorando al doctor Guillotín en sus momentos postreros.

¿Quiénes son ustedes que se adjudican esos nombres de estirpe orwerliana como visores, pupilas y observatorios ideológicos? Y sobre todo, ¿a quién representan si no es a la ciudadanía? Deberían ser más prudentes en sus declaraciones, pues pudiéramos pensar que habitan una fortaleza blindada, construida de medias verdades y ocultamientos, privilegios y falsedades, aislada de los ciudadanos; una fortaleza que puede caer y dejar desnudos a sus habitantes, como ocurrió con la Bastilla.

 

¿Te gusta este artículo? Ayúdanos a mantener Cartas desde Cuba y seguir llevándote estos contenidos. Conocer más en: https://www.kukumiku.com/proyectos/cartas-desde-cuba

 
 

29 thoughts on “¿A quién representan los que habitan en la Bastilla?

  1. Bueno, es que las palabras adquieren connotaciones diferentes en función de los vientos que soplan. “Ciudadano” en Cuba, hace unos años, era casi sinónimo de “desafecto” o hasta de delincuente, ya que el sustantivo correcto -y presuntamente deferente, normal y hasta casi obligatorio- era “compañero”; vocablo hoy día en franco desuso, sustituído con frecuencia por señor -o señora. Así cambian los tiempos, pero siempre hay alguien que se queda atascado en un pasado… que no ha de volver. Por mucha resistencia que hagan.

  2. En realidad ciudadanos son todos, incluyendo la realeza y esos señores feudales de antes de la Revolución Francesa.

    Es un concepto que no excluye a nadie, a diferencia de “compañero”, que solo incluye a quién te acompaña en lo ideológico.

    “Ciudadano” une y “compañero” divide.

  3. Hablando de la toma de la Bastilla, es una vergüenza que en un país civilizado como Francia se celebre semejante acto de crueldad inútil.

    Y que todavía hablen en su himno nacional de “regar los campos con la sangre impura de los enemigos”, algo con tufillo xenófobo y racista.

  4. Eso viene de un diálogo de la película El Hombre de Maisinicú, y de ahí para acá muchas personas piensan que “ciudadano” es una ofensa terrible para los revolucionarios

  5. Amén. ¿Ellos?, la verdadera escoria de este país el que se han apropiado inmisericordemente. Unos, los menos, para enriquecerse y seguir preparando la piñata que viene. Otros muchos, como este plumífero al que te refieres, para luchar su javita y creerse en su fuero interno, sin éxito por supuesto pues TODO EL MUNDO los conoce, que con ello se elevan sobre su miseria moral e insignificancia social. Como dijo alguien anoche en una excelente serie de TV: les van quedando minutos para decidir sus próximos 30 años.

  6. Aline, no se desgaste respondiendo a este tipo de insensateces. He estado ahí, créame, no se gana nada, aunque sienta que le hierva la sangre. Esos mismos sujetos se revelan a sí mismos con su trogloditismo.

  7. el policia te dice con tono despota, eh ciudadano calne ida, te llama asi cuando tiene sospechas de ti, y ccuadno no tiene, te dice compañero.. jiji.

  8. Nadie “piensa ” nada,no son fantasmas….cualquiera que ha sido detenido por el Dpto.de seguridad del Estado en Cuba sabe que cuando te “leen tus derechos” (ja,ja) ya te nombran “ciudadano” ,ya no eres companero….
    Pero creo que en verdad,tienen razon los elitistas izquierdosos, pues en los sistemas comunistas eres mas subdito que companero, pues el termino Ciudadano, implica derechos y deberes y en Cuba esos terminus o no existen o estan difusos….

  9. Alina, una persona que usa el término “ciudadano” con un sentido peyorativo y se esconde en un seudónimo para dar una opinión no merece mucha atención.
    Excelente respuesta.

  10. Bermudez, compañero seguirá siendo símbolo de hermandad entre personas, como lo ha sido desde sus inicios. No crea que esa palabra se inventó en Cuba. Un abrazo

  11. Fernando esa y otras palabras fueron secuestradas como “revolucion”, “gusano”, etc algun dia recuperaran en Cuba su verdadero significado

  12. Me gusta la analogía con la Bastilla, están encerrados en su castillo medieval, pero a todos les llegara su Guillotin jeje….

  13. Esos son los ciberpolicias que rondan los blogs o pueden ser “compañeros” que le han dado esa tarea
    Eso es lo que somos ciudadanos
    Pero algún día llegara el tiempo en que un gobierno no pretenderá ser la patria y la bandera
    Y muchos menos decidirá quién es y quién no es cubano
    Todo llega

  14. 15. Fernando,

    Se usa compañero para indicar quién te acompaña —en lo físico o en lo ideológico—.

    Si se usa en sentido físico se excluyen a los cubanos fuera de Cuba. Si se usa en sentido ideológico se excluyen a los cubanos que no son revolucionarios.

    Se mire por donde se mire es un término excluyente. Por eso se huye de él —y de sus sinónimos tovarich y camarada— en los países democráticos.

  15. Manuelbis, creo que todo termino que generalice a un grupo es en la misma medida incluyente y excluyente, barcelonista, afroamericano, socio, europeo, hermano, cristiano, etc. En fin, me parece que estas hablando sin saber y eso es imperdonable teniendo internet. Tarea para mañana averiguar quienes fueron los primeros en usar ese término y que significaba entonces. Un abrazo PD: te daré una pista para ayudarte, tiene que ver con compartir el pan.

  16. fERNANDO (15) en politica naturalmente, su significado de compartir el pan con el otro no se perdera nunca.

  17. Cuando íbamos a la escuela al campo, otro inventico genial del genio de la lámpara
    Los campesinos que no estaban con la revolución cuando les decías .. conpañero…
    Te respondían compañero son los bueyes

  18. Pues yo a los 15 días de llegar a este país meto un..compañera …en Valsan y la que me atendió me pregunto riéndose que cuanto llevaba en el país y le respondí que 2 semanas y asintiendo me dijo.. ya se te pasará
    Y también me pasaba que cuando me preguntaban de Cuba ,tendía antes de responder bajar la voz y mirar a los lados ja ja ja , muchos años de práctica de la doble moral no se borran de un día para otro

  19. Recuerdo una anécdota que me relataron de Felo Bergaza, pianista de Tropicana en el 59, que cuando los compañeros fueron a intervenir el cabaret fue interpelado por uno de ellos llamándole “compañero”, a lo que él -que era veloz y del carajo- le respondió: así que ¿tú también eres maricón?

  20. Sin embargo un apelativo más ultroso de izquierda fue CAMARADA -que sería un grado superior de compañerismo revolucionario- y que proviene del ejército Español del siglo XVI, donde las cámaras solían estar integradas por un capitán y cinco o seis oficiales, y en el caso de la tropa, de igual número de soldados, con funciones solidarias entre ellos. Mira cómo cambian las cosas y los significados.
    Y disculpen la “gotica cultural”.

  21. Aparte de las ya mencionadas palabras “raptadas ideologicamente” odio a las guayaberas. Reconozco que ellos no las inventaron pero donde quiera que veo a una persona con semejante prenda de vestir, me parece que estoy frente a un militante del inmortal 🙁

  22. Pipo (26) pues es una prenda bien cubana, y antes de usarla los militantes del inmortal, como dice ud, la usaron muchos políticos anteriores a 1959

  23. Buenos días,
    La guayabera, prenda típica cubana, al principio de la revolución fue considerada símbolo burgués por lo que fue desterrada, al igual que otras muchas cosas, resulta sumamente curioso que años más tarde la utilicen quienes mismos la denigraron, sucede como con el golf que era deporte de burgués pero por ahí hay fotos de dos comandantes jugando e incluso el hijo de uno de ellos es campeón de Cuba. Incongruencias.
    Saludos cordiales

  24. Lo que sucede es que esos mediocres funcionarios, visores, guardianes, que sólo luchan por cargos de dirección que les garantizan viajes al exterior, alguna prevenda material etc…tienen el poder de juzgar a

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *