“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

A Fidel “Se lo debemos todo. No va a haber otro igual”

cubanos-fidel-castro-ruz-cuba-la-guayaboTomado de Hoy

En la única calle de tierra de El Guayabo se construyeron un centenar de casas de cemento, un consultorio médico, una escuela primaria y un comedor para ancianos. También se plantó un pequeño bosque para honrar a Fidel Castro en su cumpleaños 76, que cuidan con esmero los vecinos.

Como decenas de poblados similares al este de la isla, los habitantes de El Guayabo salieron a despedir el cortejo del líder revolucionario que llevó a las zonas rurales del interior de Cuba programas de alfabetización y bienestar social. “Se lo debemos todo. No va a haber otro igual”, dijo a The Associated Press Rafael Toledo, de 71 años y dueño de una pequeña finca lechera en las inmediaciones de la comunidad ubicada a unos 20 kilómetros al oriente de Camagüey, por donde las cenizas de Castro pasaron el viernes.

El oriente de Cuba, desde donde se irradió la guerrilla que encabezó Castro hasta su triunfo en 1959, es donde se observa el mayor fervor revolucionario, en gran medida por las políticas sociales que trajo la revolución. “El campo antes de la revolución no era como usted lo ve”, dijo Toledo. “Mis padres fueron arrendatarios, cortadores de caña, hacían lo que podían para sacar adelante a su familia de 12 hijos. No sabían ni firmar y cuando murieron estaban alfabetizados, tenían una casa buena con luz, televisión y frío (refrigerador)”. Fidel Castro, que nació en un pueblo del oriente de la isla, fue un hombre sensible al campo.

En algunas ocasiones explicó que esto obedecía a su infancia en el latifundio de su padre en Birán, donde debía codearse con los hijos de los peones, muchos de ellos de origen haitiano y los más pobres entre los pobres. Cuando llegan a La Habana y se topan con autos clásicos de la década de 1950, escaso acceso a la tecnología y pocas construcciones nuevas, muchos extranjeros sienten una suerte de brinco al pasado.

Una visita al interior del país muestra un paisaje de arados con bueyes, algunos tractores vetustos, coches de caballos y trabajadores con machete en bicicleta, pero gracias a Castro también policlínicos, bibliotecas populares con instructores de artes plásticas o danza y colegios preuniversitarios especializados. El Guayabo, por ejemplo, era antes de la revolución un latifundio con una fábrica de queso de una familia cubana que dejó la tierra y se marchó a Estados Unidos. Tras la llegada de Castro al poder el Estado redistribuyó la tierra, según contaron a AP algunos de sus habitantes. Luego vino la infraestructura de servicios sociales y las casas de cemento. Aunque la calidad de vida de la población mejoró, aún persisten muchas dificultades.

 
 

7 thoughts on “A Fidel “Se lo debemos todo. No va a haber otro igual”

  1. Fernando, de verdad no sabes lo que cansa tanta mitomanía.

    Creo que dentro de unos años a más de uno le avergonzará las cosas que está diciendo ahora. Lo digo porque en Internet queda todo registrado y no habrá forma de negarlo.

  2. Gabriel, peleate con la agencia estadounidense AP, que es la que escribió esta crónica. Crees que la AP se ha vendido al comunismo, ja ja ja. Un abrazo y no tragues tanta amargura que produce acidez.

  3. Fernando, AP solo informa de lo que sucede, como es su obligación. El cansancio y la vergüenza al oírles, lo producen las declaraciones.

    Y no, no es amargura, sino cansancio y vergüenza, porque son cubanos.

    Lo malo de quienes tienen una enorme capacidad de admiración por algunas personas, es que esa capacidad suele venir acompañada de una enorme capacidad para despreciar a otras personas; hasta el punto de que hasta les quitan la humanidad, llamándoles gusanos. No es esa la Cuba en la que sueño, sino en una Cuba donde todos los cubanos sean respetados y vistos como iguales.

  4. Gabriel, si esa es la Cuba con la que sueñas deberías empezar por dar el ejemplo y respetar al que piensa diferente. Cuando dices que te avergüenzas de otros cubanos estás descalificándolos en vez de respetarlos. Un abrazo.

  5. Fernando5, muy de acuerdo con usted, pero al reves. Ellos son los que deberian comenzar con el ejemplo, ellos fueron quienes nos marginaron a nosotros en nuestro propio pais. No le parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *