“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

11 condenados por tráfico de drogas entre Jamaica y Cuba

drogacubaTomado de Granma

Las decisiones equivocadas siempre se pagan. A veces muy caro. Quienes eligen el camino de las drogas ya deberían saberlo, porque en esos casos, sea cual sea la implicación, el costo casi siempre se convierte en una hipoteca de vida.

Hipoteca que difícilmente logra saldarse, pues al daño moral le cuelgan, según las circunstancias, largos años tras las rejas.

Por su capacidad de corroer sociedades, el enfrentamiento al narcotráfico, al menos en Cuba, no admite tregua ni clemencia. Ya el General de Ejército Raúl Castro Ruz lo había ratificado durante la Primera Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, celebrada en Santiago de Chile, el 28 de enero del 2013: “Vamos a combatir la droga, que nos está empezando a amenazar, a sangre y fuego”.

Y esa máxima, enarbolada por nuestro país desde los años iniciales de la Revolución, mantiene en vilo a los órganos del Ministerio del Interior, los cuales, gracias al apoyo ciudadano, lograron desarticular, en julio del 2015, un grupo de delincuentes que pretendió introducir droga en Cuba, procedente de Jamaica.

De acuerdo con la información brindada por la Dirección Nacional Antidrogas (DNA), las acciones fueron desplegadas en las provincias de La Habana y Granma, como parte de la operación Nieves, en la que intervinieron fuerzas de la Jefatura de Tropas Guar­da­fronteras, la Dirección de Investigación Cri­mi­nal y Operaciones, junto a la Fiscalía General de la República.
Las maniobras permitieron obstaculizar en siete ocasiones la entrada de lanchas rápidas provenientes de suelo jamaicano; ocupar 31 000 dólares destinados al financiamiento de posteriores envíos; así como incautar 295.24 kilogramos de marihuana, cuya entrada al país hubiese provocado un impacto negativo en varios sectores de la sociedad.
El peso de la ley recayó sobre el organizador principal, radicado en Jamaica, y otros diez encartados, responsables de la recepción de la droga en el municipio granmense de Ni­quero (lugar de entrada), su posterior traslado y comercialización en la capital.

A juicio de las autoridades de la DNA, la participación comprometida de los Destaca­mentos Mirando al Mar contribuyó a los resultados al­can­zados, así como las medidas implementadas para reforzar la vigilancia de la franja costera de Niquero, teniendo en cuenta que se trata de una zona inhóspita y con presencia de recalos.

Tampoco podría pasarse por alto la cooperación de los servicios homólogos jamaicanos. Su desempeño permitió traer al país al acusado principal, quien supuso, tal vez, que su estancia fuera del territorio nacional lo libraría de una condena. Menuda equivocación.

El enfrentamiento al problema de las drogas, significaron los oficiales vinculados al caso, precisa de la colaboración internacional y el permanente apoyo de la población. Y ello ha sido, por fortuna, un signo distintivo de la labor en los últimos años.

Escarmiento

Los días 25 y 26 de mayo del 2016 tuvo lu­gar, ante la Sala Segunda de lo Penal del Tribu­nal Provincial Popular de Gran­ma, la vista del juicio oral y público de los 11 acusados, quienes fueron condenados a penas que oscilan entre 15 y 30 años de privación de libertad por el delito de tráfico de droga en su modalidad agra­vada, debido al volumen de estupefacientes y su vinculación con el tráfico internacional.

La participación de alrededor de 400 pobladores en el juicio permitió sensibilizar a los asistentes sobre la gravedad de los acon­tecimientos, así como fortalecer la
la­bor preventiva, cual factor esencial en el combate a este fenómeno.

El Tribunal Provincial Popular de Gran­ma sancionó a: Leonardo Nú­ñez Ortega, 30 años de privación de libertad; Alexander Ro­drí­guez Fi­gueredo, 27 años; Yordanquis Hernández Hernández, 23 años; Rudicel Mojenas Arias 20 años; Raúl Mojena Arias y Juan Luis Tamayo Guerra, 18 años; Leo­dannys Nuñez Cáceres, 17 años; así como Dianelis Yilian Delgado Mar­tínez, Eleos­dani Alarcón Figue­redo, Yudicel Mojena Ro­dríguez y Alexander Hernández Her­nán­dez a 15 años.

En estos momentos las sentencias transitan por el proceso de apelación.

 
 

5 thoughts on “11 condenados por tráfico de drogas entre Jamaica y Cuba

  1. Salieron bien.Al parecer aplicaron la ley con justeza.Eso es lo que se merecen; la droga es un flajelo que acaba con los jovenes, destruye familias y crea violencia e inseguridad.Comparandolo con lo que hicieron aquellos muchachos de la lancha de Regla – ahora que el tema de las salidas del paia estan de moda-al otro dia estarian ya fusilados.Y aquellos a nadie hirieron , lograron robarse, ni algo destruyeron.Asi es la vida.

  2. Esa es una de las consecuencias de la falta de debate e información dentro de Cuba. En el mundo ya es sabido que la marihuana es una droga mucho menos dañina y adictiva que el alcohol. Y sin embargo, el alcohol lo vende el propio estado cubano.

  3. Sí, claro. Y cuando lo de Adán y Eva fue también muy severa la condena y apenas nada hicieron. ¡Fíjate, comerse una manzana!.

  4. Bien a tono los dos primeros comentarios, oportunos.
    Parece que se despabilado muchísimo con respecto a finales de los 80’, en donde dijeron estar ajenos a las cantidad de avionetas por corredores aéreos, lanchas entrando y saliendo del país, en especial Varadero y almacenes en tierra, todo eso delante de las narices y después DEBIO creerse, o se creyeron ellos de que se les creería (buen trabalenguas me ha salido). Olvidaba que oficiales de las FAR viajando y compartiendo con su pana Escobar.
    Como cambian los tiempos ¡!!, de cualquier manera bienvenido ese combate, ya con poco entretenimiento para la juventud y alcohol y cigarros en demasía es suficiente ¡!!

  5. Julio (2), ¿estás pidiendo una Ley Seca porque la mariguana no está permitida? Todavía son pocos los países donde la marihuana es completamente legal.Cada vez me convenzo más que los que están contra este sistema se rigen por la máxima “palos porque bogas, palos porque no bogas”. La cuestión es satanizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *