“El periódico ha de estar siempre como los correos antiguos, con el caballo enjaezado, la fusta en la mano y la espuela en el tacón.  Debe desobedecer los apetitos del bien personal y atender imparcialmente al bien público”.
José Martí
 

¿Se perdió el dinero?

El exceso de dinero circulante ha sido siempre un problema en Cuba desde siempre

El exceso de dinero circulante ha sido siempre un problema en Cuba desde siempre. Foto: Raquel Pérez

“El baro está perdido”, repiten los cubanos para dar a entender que ya no circula tanto dinero como antes, que no se puede vender cualquier cosa a cualquier precio porque la gente medita mucho más los gastos que hace.

Es verdad que se mueve menos efectivo en las calles y tal vez una de las causas principales sea cierta contracción en el mercado negro, fuente de ingreso de la mayor parte de las fortunas que han existido en la Cuba socialista.

Y no hace falta salir de casa para constatarlo, han ido espaciándose los vendedores que golpeaban mi puerta a diario para ofrecer queso, jamón, leche en polvo o atún en lata, todo robado de los almacenes del Estado.

Es cierto que son sustituidos por otros que venden aguacates, tortitas de morón o escobas caseras. Sin embargo, la actividad de estos trabajadores autónomos no mueve ni por asomo las millonarias sumas del mercado negro.

No es que el “bisne” (1) haya desaparecido sino que se ha reducido, si antes se podía conseguir de inmediato cualquier cantidad de pintura para la casa ahora hay que encargarla con tiempo y conformarse con el color que aparezca.

La razón parece sencilla, los tiros ahora apuntan hacia arriba, al inicio de la cadena de robos, a los dirigentes corruptos. Tiene también un efecto preventivo porque las condenas son públicas y producen temor entre los potenciales delincuentes.

Durante demasiado tiempo la policía se dedicó a perseguir al obrero que se llevaba un puñado de habanos de la fábrica pero ahora dirigen sus esfuerzos a los gerentes que roban contenedores completos para venderlos fuera del país.

Es verdad que aún queda el trabajador que “resuelve” lo imprescindible para sobrevivir pero ese delito es económicamente menor y muchos creen que estará moralmente justificado mientras los salarios no se equiparen al costo de la vida.

Las casas que podemos hacer con dinero en Cuba

La apertura económica da más posibilidades de gastar dinero

La apertura económica da más posibilidades de gastar dinero. Foto: Raquel Pérez

Otro de los factores que podría estar influyendo en la falta de dinero circulante es el acceso de los cubanos a un mayor consumo. Durante años poco podían comprar, gastaban sus ingresos en comida, ropa, la cerveza y el cabaret.

Las cosas han cambiando, ya pueden ampliar la casa, hacer turismo en hoteles, usar celulares y adquirir electrodomésticos. Además, oficialmente se anunció que pronto podrán comprar viviendas, automóviles y salir de vacaciones… ¡al extranjero!.

Por décadas el gobierno se preocupó del exceso de circulante y los ministros probaron mil formulas, como subir el precio del ron y los cigarrillos, pero la cantidad de dinero era tal que esas medidas fueron apenas gotas en el océano.

Por si esto fuera poco ahora se promueve el trabajo autónomo con lo que muchos ciudadanos invirtieron parte de sus reservas monetarias o de la ayuda familiar en crear un negocio propio, cuyo número se triplicó en menos de un año.

En la calle 5 del Casino Deportivo, un barrio de La Habana, abrieron 3 restaurantes en la misma cuadra, semejante crecimiento de la oferta redujo las ganancias de los que tenían negocios desde antes de la actual apertura económica.

Los que manejaban más dinero, los líderes empresariales  ahora están siendo condenados

Los que manejaban más dinero, los líderes empresariales ahora están siendo condenados. Foto: Raquel Pérez

Un amigo mío piensa emigrar porque los beneficios de su cafetería se redujeron de U$D 2500 a U$D 1000 mensuales. Tienen empleados pero su esposa nos explica que “al paso que vamos tendremos que ponernos a trabajar nosotros”.

Ofertan cajas de comida, pollo o cerdo, acompañado de arroz, vianda y ensalada. Los compradores son trabajadores de la zona, ellos fueron una “clientela cautiva” hasta que en el barrio se abrieron decenas de cafeterías más.

Durante décadas se limitó el trabajo por cuenta propia y el consumo por temor al nacimiento de una nueva clase. Ahora la realidad demuestre que eran esas mismas restricciones las que facilitaban el enriquecimiento de unos pocos.

Y finalmente la clase surgió pero fue antes de la apertura, conformada por algunos dirigentes empresariales del Estado, los que llevan en el mismo bolsillo el carnet del Partido Comunista y las tarjetas de crédito de sus cuentas en el extranjero.

(1) Meterse en “bisnes” es hacer negocios ilegales

¿Se perdió el dinero?

Acerca de Fernando Ravsberg

Nacido en Uruguay, corresponsal de Público en Cuba y profesor del post grado de “Información internacional y países del Sur” de la Universidad Complutense de Madrid. Fue periodista de BBC Mundo, Telemundo de EEUU, Radio Nacional de Suecia y TV Azteca de México. Autor de 3 libros, El Rompecabezas Cubano, Reportajes de Guerra y Retratos.

 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>